Sports

El fantasma del ácido oxálico y los cálculos renales


El equipo de SPORT LIFE trabaja para mantenerte en forma e informado y te necesita. Hazte Prémium por 1 € al mes pinchando aquí (primer mes gratis) y estarás apoyando nuestro periodismo, a la vez que disfrutas de artículos exclusivos, navegación sin anuncios y contenidos extra.


 

Frente a la aparición del incómodo cólico nefrítico, provocado por el colapso de los conductos urinarios por algún cuerpo sólido (piedras, cálculos, arenillas… o como se quiera llamar), la “sapiencia popular” aconseja eliminar de la dieta productos como las espinacas, acelgas, espárragos, coles, lechuga, legumbres… todos ellos ricos en un componente al que se le asocia la responsabilidad de la formación de estos cuerpos sólidos que residen en el tejido renal: el ácido oxálico.

El cólico nefrítico en el deportista

Un cólico nefrítico consiste en un dolor repentino e intenso producido la región lumbar, como consecuencia de la obstrucción de la salida de orina en los uréteres o en la unión entre el uréter y la pelvis renal (vejiga, uretra…). Al retenerse la orina se provoca inflamación, lo que devenga en movimientos espasmódicos que nuestro cuerpo genera para intentar liberarse del cuerpo extraño que está provocando esa especie de atasco en nuestras vías urinarias.

En el caso del deportista, existen algunos factores que pueden favorecer la aparición de cólicos nefríticos, los principales son dos: una deficiente hidratación, agravada por una práctica deportiva que provoque concentración de la orina (sudoración excesiva) y la realización de deportes con impacto (correr, saltar, voltearse…) que favorezcan la movilidad física de cálculos que ya estuvieran residiendo en el riñón (dentro de los cálices renales).

water 830374 960 720
Una deficiente hidratación puede ser la responsable de un cólico nefrítico

Los cálculos renales

La enfermedad conocida como litiasis renal, tiene su origen en la fase de eliminación de los cuerpos sólidos que se forman dentro del tejido renal. La mayoría de las personas que los padecen, alrededor de un 10% de la población (aunque va en aumento en los países más desarrollados), no lo saben, ya que son totalmente asintomáticos hasta el momento de su eliminación, por lo que cobra una mayor relevancia la prevención de su formación.

Cálculos renales
Cálculos renales

La asociación del ácido oxálico

Cuando suena la frase “cólico nefrítico”, casi de manera automática, se recomienda la eliminación de la dieta de la mayoría de las hortalizas y los vegetales que tienen en su composición ácido oxálico, que son la mayoría. La razón es que, un número relativamente alto de las personas que han pasado por este doloroso trance, han eliminado piedras de su aparato urinario cuya naturaleza es el oxalato cálcico (asociación de ácido oxálico con sales de calcio).

Pero es demasiado aventurado aconsejar esta prohibición a la ligera, porque no todas las piedras o arenillas que eliminamos a través de la orina tienen esa composición. Hasta un 35% de los pacientes que han sufrido litiasis renal, han eliminado cálculos de estruvita (cuerpos sólidos formados con residuos de una infección de las vías urinarias), de ácido úrico (típico en los deportistas que no cuidan su hidratación o en aquellos que se alimentan con demasiada proteína) o de cistina, provocadas por un trastorno genético hereditario (llamado cistinuria) que provoca que los riñones excreten demasiado de un aminoácido específico.

También hay muchos casos en los que la litiasis renal es responsabilidad de la disfunción de alguna de las glándulas paratiroideas (adenomas), y de nada sirve eliminar el ácido oxálico de la dieta, cuando existe una alteración en el metabolismo del calcio y del fósforo en nuestro organismo: se seguirán formando cálculos renales si no se elimina la causa.

back 5248830 960 720
 

El “top” de las causas de la litiasis

Antes de eliminar o limitar el consumo de ácido oxálico en la dieta, extremo que debe aconsejar un especialista en nutrición y metabolismo (endocrino o nutricionista), hay que revisar algunos puntos que sí pueden estar detrás de un cólico nefrítico:

Deshidratación

Al concentrarse la orina, se favorece la acumulación de minerales (calcio, fundamentalmente) y su facilidad para formar cuerpos sólidos con sustancias ácidas (oxalatos, uratos…).

La hidratación ha de realizarse con agua, ya que las bebidas isotónicas, fuera del ámbito deportivo, aportan todavía más minerales a la orina. En ningún caso se debería ingerir menos de 1,5 litros de agua (persona adulta con más de 60 kilos de peso corporal).

Sobrepeso

Un índice de masa corporal alto (IMC superior a 25), provoca efectos adversos en la metabolización y eliminación de sustancias de deshecho a través de la orina y está detrás de muchos casos de litiasis.

Genética

Según la evidencia científica, si alguien de tu familia ha padecido de cálculos renales, es más probable que tú también los desarrolles.

También hay un elevado porcentaje de recidivas: si has tenido uno o más cólicos renales, tienes un mayor riesgo a desarrollar otro.

Enfermedades digestivas y cirugía

La cirugía de bypass gástrico, la enfermedad inflamatoria intestinal o la diarrea crónica también están detrás de algunos cólicos renales. Al provocar alteraciones en el proceso digestivo afectan la absorción de calcio y agua, lo que incrementa la presencia de sustancias formadoras de cálculos.

Dietas extremas

Las dietas rica en proteínas (keto, lowcarb…), sodio (sal) y azúcar aumentan el peligro de padecer algunos tipos de cálculos renales.

Exceso de nutrientes

Ingerir altas cantidades de vitamina C, suplementos dietéticos multivitamínicos y multiminerales, antiácidos a base de calcio, laxantes (en exceso) y ciertos medicamentos que se usan para tratar las migrañas o la depresión, pueden aumentar el riesgo de cálculos renales.

spinach 3463248 960 720
Las espinacas, uno de los alimentos más ricos en ácido oxalico

¿Te suena lo de la moderación?

Como en la mayoría de los casos, siempre que no tengamos ninguna patología de las descritas con anterioridad, no debemos eliminar de la dieta ninguno de los nutrientes considerados como saludables: y las verduras y los vegetales lo son.

La mesura y la moderación han de ser nuestros mejores aliados y, por mucho que a Popeye le fuera bien alimentándose a base de espinacas, nosotros debemos construir una dieta lo más variada posible, en la que no exista ningún alimento que esté exageradamente presente en nuestras recetas.

Pero, sobre todo, volvemos a incidir en la necesidad de controlar que nuestra hidratación sea siempre la adecuada a nuestra actividad física.

water g18ecd6aab 1280
 

*Documentación consultada: Scientific Electronic Library Online, Redacción Médica, Clínica Mayo.

 

 




Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.